Profesiones del Futuro (II)

Claro que hay empleo. En determinadas áreas existen dificultades para cubrir las vacantes. De otro modo, los que sepan anticiparse, formándose o ganando experiencia exactamente en las disciplinas adecuadas, serán rifados por las empresas.

 

Pero no hablamos de puestos administrativos, ni contables, médicos, camareros, abogados, banca, logística, rrhh, calidad… No, no. Eso va a estar difícil.

Respecto a las áreas con las que estamos familiarizados, y según las ofertas vacantes en el portal Infojobs, podrán seguir teniendo opciones los buenos comerciales, los buenos informáticos y los buenos “telecos”. El resto de profesiones tradicionales, si atendemos a oferta y demanda, lo van a tener ciertamente crudo.

¿Y entonces?

La hiperespecialización en puestos que despuntarán en breve o que están creciendo exponencialmente. Hablamos de áreas que en muchos casos ni siquiera se recogen en formación reglada. Pues el sector educativo, en especial el sector público, nunca se caracterizó por tener la velocidad de una start up.

Si atendemos al estudio de Infoempleo y KSchool, una de las apuestas ganadoras son Internet y las nuevas redes sociales. Aunque esto ya no debería sorprender a nadie. Recomiendo hacer click en la primera parte de este artículo donde se comentan muchas (no todas) de las especializaciones en el mundillo internet. En concreto, en el post:

 

Pero no todo el futuro es digital. Afortunadamente. Lo ecológico, la salud, el ocio, la agricultura,… también cuentan. Desgranemos algunas profesiones con futuro basándonos en recientes estudios de la consultora británica Fast Future y de las Universidades de Barcelona y Oxford.

 

Sobre ecología y energías alternativas

  • Policía de la modificación del clima. Con el objetivo, por ejemplo, de forzar a que llueva con yoduro de plata. Obviamente estas acciones pueden tener efectos colaterales dramáticos. Por ello existirá esta figura entre otras cosas para normalizar los procesos y para contrarrestar a los posibles delincuentes climáticos.
  • Expertos en descontaminación de polución ambiental y desmantelación de centrales nucleares de generación eléctrica.
  • Recicladores. Profesionales que serán capaces de convertir residuos tóxicos en materias primas para nuevas fuentes de energía (no contaminantes) o simplemente para la producción.
  • Desarrollador de vehículos alternativos. En Suecia, por poner un ejemplo europeo, han acordado prohibir los coches impulsados por gasolina a partir del año 2030. Se necesitarán verdaderos expertos en la explotación de nuevos combustibles como el biodiesel, el hidrógeno y el etanol, entre otros. Sin olvidar que también será posible la autopilotación de algunos automóviles.

 

 

Algunos ejemplos en salud:

  • Cirujano para incrementar la memoria humana. Hablamos de técnicos implantadores nada más y nada menos que de chips de memoria extra en nuestros cerebros. ¿Alguien se apunta voluntario? No serán cirujanos corrientes. Adquirirán la suficiente presteza como para proteger a sus pacientes de antivirus que deseen atentar contra los chips de sus pacientes.
  • Fabricante de partes del cuerpo. Y legalmente. No es una locura imaginar tiendas y talleres donde poder modificar el ADN o cultivar desde un pulmón a un riñón. Los avances en tejidos biológicos, robótica y plásticos harán posible la creación de partes del cuerpo humano, desde órganos a extremidades.
  • Bioinformático. Desarrollará tratamientos médicos pero con base en informática y biotecnología. Manipulación genética para curar enfermedades, vacunas más seguras y nuevos fármacos.
  • Nanomédico. Doctores en nanotecnología (materia a escala diminuta al nivel del átomo). Aplicaciones futuras en monitorización de la salud, alimentos transgénicos, diagnóstico de enfermedades, detección y control de plagas,…
  • Coordinador de cuarentenas. Expertos en trasladar y organizar con alta eficiencia a enfermos en refugios y aislamientos. Tendrá sentido su experiencia cuando seamos atacados por virus mortales que se expandan a la velocidad de un tweet.
  • Experto en cuidado de ancianos. La población, fundamentalmente occidental, está afortunadamente condenada a una esperanza de vida cada vez mayor.

 

 

El ocio disfrutará de una buena parte del queso del futuro.

Ya protagoniza un crecimiento sin precedentes. Entre otros oficios con proyección:

  • Diseñador de videojuegos. Una de las industrias vivas más onerosas del planeta.
  • Holografista. Profesionales que crearán animaciones mediante la holografía. Cercano al espectáculo. El láser permitirá vivir la existencia de escenarios en tres dimensiones.
  • Inversor o agente de tiempo. Existirán personas sobrepasadas por la inmediatez de los acontecimientos y las ingentes ofertas de ocio y formación. El tiempo será un valor en alza. Acudirán a profesionales que no administren eficientemente su patrimonio sino su tiempo. Si ya son incipientes los bancos de tiempo, imaginad los brokers de tiempo.
  • Expertos en diseño avanzado de parques de atracciones, acuarios, zoológicos, museos de la ciencia y exposiciones interactivas.

 

La agricultura, por descontado, concentrará protagonismo en el futuro.

  • Tecnoagricultor. Expertos en manejo de equipos de riego con inteligencia. También en la utilización de robots de sembrado y tratamientos químicos. Analistas de infinidad de datos que impacten en el éxito de la cosecha.
  • Productor de alimentos orgánicos. Agricultor y seguramente empresario que gestionará con la misma facilidad técnicas comerciales y técnicas genéticas.
  • Acuicultor. Profesionales que criarán y/o cultivarán infinidad de especies animales y vegetales pero en escenarios sumergidos. Necesariamente expertos en biología tanto genética como marina.

 

Todos estos puestos, más que exhaustivos son una muestra. Amplia, pero una muestra.

Como colofón volver a afirmar que si estás pensando en una profesión con FUTURO en mayúsculas, no podrás acudir a las habituales. Tu habilidad consistirá en elegir alguna de estas vías:

–       O bien eres extraordinariamente ágil en formarte a la velocidad del rayo en las profesiones ya incipientes.

–       O bien tienes la capacidad visionaria de intuir las profesiones, no existentes hoy, que despuntarán a corto/medio plazo. Con el objeto de ir ganando experiencia a base de prueba y error, pues seguramente ni siquiera existe formación reglada.

 

Todo lo comentado está lejos de portar malas noticias. Simplemente nos obliga a realizar un alto en el camino, levantar la cabeza, y jugar a unas cartas que apuesten por el futuro. ¿O vas a dejar que la inercia o algún otro las juegue por ti?

Sin comentarios | Leído 24 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

*